COSTO DE LAS ENTRADAS EN LOS PARQUES

 
SITIO ADULTOS Bs. NIÑOS Bs.

EL TELEFÉRICO (NO ESTA EN SERVICIO)

 

 

LA MUCUY  TRASLADO EN VEHÍCULO RÚSTICO

75.00

75,00

AGUAS TERMALES  ENTRADA Y TRASLADO EN VEHÍCULO  RÚSTICO

100.00

100,00

VENEZUELA DE ANTIER

280,00

190,00

LOS ALEROS

280,00

190,00

LA MONTAÑA DE LOS SUEÑOS

280,00

190,00

 

            BREVE DESCRIPCIÓN DE LOS LUGARES                  TOUR-TREK

Las aguas termales están ubicadas en la montañas de "Aguas Calientes" a unos 15 minutos de recorrido en vehículos rústicos desde la Plaza Bolívar de Tabay.
El balneario termal de Santa María cuenta en sus instalaciones con una piscina calida, un sauna natural, ducha fría, pozo frío, baños, un kiosco donde encontrara bebidas refrescantes y chucherías, zonas para hacer parrillas o sancochos, 3 mesones de cemento para múltiples usos y unas frescas áreas para su descanso y esparcimiento.
En este escenario que combina naturaleza con estructuras rústicas, las personas se dejan ‘masajear’ por las caídas de aguas cálidas en dos pozos.
El lugar fue abierto al público hace más de seis ańos, tiempo durante el cual la gente se reúne, teniendo la posibilidad de sumergirse en una piscina de 37 grados centígrados, con 80 centímetros de profundidad, 12 metros de largo y un ancho de 6 metros.

El Parque La Mucuy, es un lugar agradable, con quioscos, caminerías, parrilleras y servicios sanitarios, ideal para pasar el día en contacto directo con la naturaleza. La Mucuy es una aldea artesanal, puerta de entrada al Parque Nacional Sierra Nevada, pues desde allí comienza la ruta para llegar a las lagunas glaciales de La Coromoto, El Suero y los Anteojos, así como a las cumbres nevadas de los picos Humboldt y Bompland, y pico Bolívar.    Bajo la tutela del Instituto Nacional de Parques, esta instalación recreacional, tiene dentro de su atractivo natural, algo que llama poderosamente la atención de quienes lo vienen visitando consecutivamente desde hace unos cuatro años.

Este teleférico es el más largo y alto del mundo, pues se desplaza por 12.5 Km y supera el desnivel existente entre Mérida, que se halla a 1.640 m de altura, y Pico Espejo, que está a 4.765 m.
La idea de desarrollar este proyecto la tuvieron en 1952 unos andinistas merideños, miembros del extinto Club Andino Venezolano, que deseaban hacer más fácil el acceso a la Sierra Nevada de Mérida. Así fue como en 1955 el gobierno nacional aprobó la empresa, y un año más tarde se inició la construcción. Para marzo de 1960 comenzó a operar el servicio, y desde esa fecha le ha mostrado a propios y extraños uno de los tesoros más hermosos de Venezuela.
El Teleférico de Mérida cuenta con un sistema de cuatro teleféricos en serie, es decir, que el trayecto se divide en cuatro tramos con cinco estaciones: Barinitas - La Montaña, La Montaña - La Aguada, La Aguada - Loma Redonda, y Loma Redonda - Pico Espejo.
En la primera estación llamada Barinitas hay cafetería, tiendas artesanales, tienda fotográfica, informadores turísticos y un mirador que permite disfrutar de una vista panorámica sobre el cañón del río Chama.
La Montaña, la estación n° 2, tiene Bar Restaurant, parque infantil, e informadores turísticos. Además, le ofrece al visitante una hermosa vista de Mérida, la cuenca del río Chama y del Parque Nacional Sierra de La Culata.
La tercera estación, cuyo nombre es La Aguada, posee cafetería, informadores turísticos y caminería en el páramo. Desde allí se puede apreciar la belleza de los frailejones, del pico Bolívar y del Parque Nacional Sierra de La Culata.
Loma Redonda es la cuarta estación. Ésta cuenta con restaurante, cibercafé, enfermería, guías turísticos y parqueadero de mulas. Sus principales atractivos son la caminería en el páramo, el paseo a laguna Los Anteojos y a Alto de La Cruz, y la panorámica de los flancos oeste y norte del Pico Bolívar.
La última estación, Pico Espejo, es la que ofrece mayor cantidad de servicios. Tiene restaurante, cafetería, guías de turismo, y tienda de souvenirs y fotografía. Para los fanáticos de la nieve, posee de abril a octubre un hermoso paisaje compuesto por el pico Bolívar coronado de blanco. Igualmente, presenta una vista panorámica del Pico La Corona (Humboldt y Bonpland) y de los llanos venezolanos. Allí se puede pasear por los alrededores y conocer la estatua de la Virgen de las Nieves.
La cabina del teleférico tiene capacidad para 40 personas, 30 sentadas y 10 de pie.

Todo comenzó cuando Alexis Montilla – creador también de Los Aleros y La Venezuela de Antier- decide crear otro parque, esta vez, como un homenaje a sus padres. Alexis Montilla, quería construir un sitio de entretenimiento para toda la familia en donde pudiera mostrar de dónde venía, quiénes eran sus padres, cómo fue su infancia junto a ellos y a sus hermanos, dónde vivían y porqué decidieron enviarlo lejos de sus páramos a la edad de 6 años. Él, en su contacto diario con los visitantes de Los Aleros y La Venezuela de Antier, percibe que existe una enorme inquietud y curiosidad de parte de ellos por conocer su vida, su historia, su pasado. Es entonces cuando le surge la idea de contar su historia, pero a su modo, de la manera que mejor lo sabe hacer, a través de un parque. Así comienza, el 22 de mayo de 1994 – día de su 50 cumpleaños-, la construcción de esta nueva obra. Meses después se le ocurre contar también esa historia en una película, que fue filmada entre 1995 y 1996, estrenada en 1997 y postulada para representar a Venezuela en los premios Oscar de la Academia en la categoría Mejor Película extranjera, en 1998: Una vida y dos mandados. A partir de entonces, su idea original trascendió más allá de lo imaginable.

Un día cualquiera de 1988 Alexis Montilla y su familia emprenden una nueva y arriesgada aventura en Mérida: comienzan la construcción del parque temático La Venezuela de antier, el cual fue fundado un 31 de julio de 1991. Sobre un terreno de 18 hectáreas, este parque recrea la arquitectura, folclore, gastronomía, música, costumbres e historia de las diferentes regiones de Venezuela de comienzos del siglo XX.

Le tomó 3 años levantar las construcciones con las que abrió este parque: una casona colonial, un trapiche de caña, unas casas de bahareque, un castillo de piedras, unas churuatas indígenas, unas casas zulianas y una iglesia. Con el transcurrir de los años, este parque ha incorporado – y lo hace permanentemente- nuevas atracciones y servicios para el disfrute de todos los visitantes. En la actualidad, en La Venezuela de antier están representadas 12 regiones y estados de la Venezuela gomecista: Oriente, Los Llanos, Falcón, Miranda, Aragua, Trujillo, Zulia, Caracas, Lara, Amazonas, Táchira y Mérida. Próximamente comenzarán los trabajos para la construcción de Carabobo, Bolívar y Yaracuy.

Es ese uno de los objetivos de La Venezuela de antier: crecer permanentemente, ofrecer nuevas y mejores atracciones a los visitantes. La Venezuela de antier nunca terminará de construirse.

Ochenta y siete vehículos antiguos y clásicos, tres millones de tejas antiguas, 200 toneladas de cemento, diez mil varas de madera, setecientos cincuenta mil carruzos, 6000 kilos de palma chiquichique, más de dos millones de piedras, más de un millón de piezas y objetos antiguos y más de quinientas fueron necesarios para darle vida a este parque temático, icono de la actividad turística del estado Mérida.

Los Aleros le traslada 60 años en el tiempo, por un recorrido plagado de sorpresas y recuerdos vivientes que irremediablemente, se tornarán en un presente ineludible. El 28 de julio de 1984 se hizo realidad el sueño de un hacedor de ilusiones, Alexis Montilla, quien deseó una vez crear un pueblo que reviviera la forma de vida y costumbres de nuestros antepasados hacia finales de los años 30.Los Aleros pasó de ser una idea, un sueño, una locura -como algunos la llamaron en su momento para convertirse en una gran empresa turística.